Jordi contreraS

Evoco contextoS

Fronteras

Mete los pies y nota el frío discurrir entre los dedos. A uno y otro lado se extiende el río vivo, ondeando entre las piedras.

Hunde las manos y lleva el cáliz carnoso hasta los párpados. Restalla el agua fresca: arranca vapor nocturno, hastío y legañas.

Entonces se incorpora y observa.

Y a su alrededor, caen techos y paredes, fábricas y edificios del este. Izan fuertes los árboles. Invade el fértil verdor las orillas. Retoñan músculos y vigor y elimina la corriente las heridas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up