Jordi contreraS

Evoco contextoS

Balas: Fire

Pensaba que Tincher cumpliría su palabra. Podría haber calado fuego al pueblo entero, llenado de plomo a todo el que huyera y haberse sentado sobre las cenizas a echarse un trago. Pero ya no era así; se había propuesto vivir a la suya y el tal Tincher era el único que podía venderle la calma.

Y allí estaba, esperando en la barra con el dinero, sin rastro de Tincher y con tres tipos de gatillo fácil y hambre de oro…

Hay veces que no se puede.

Sin apenas moverse del sitio, distingue al que sí, cala al que quizás y reconoce al que no. 

Brilla frío el metal, estalla la pólvora y cae el primero al desenfundar, toca suelo el segundo sin llegar a amartillar y huye el tercero con pies ligeros y manos en alto.

Y es que hay veces que no puede ser, se repite.

Así que coge el dinero y sale, busca en las alforjas de su caballo la dinamita y sacia con ira la sed de paz que crecía dentro.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up