Jordi contreraS

Evoco contextoS

Balas: Tom Powder

-Muy bien, ahora estese quieto.

El hombre posaba con gesto hosco, apoyado en su rifle junto al coloso lanudo de 3m de largo, metro y medio de altura y más de una tonelada de peso.

-Haremos una más; coja la lengua.

-¡Déjese de chorradas!

-¡Caballero, es usted un héroe! Queremos que en el este sepan a qué contribuyen cuando se sientan a la mesa. Cada plato de lengua supone un indio hambriento; la guerra la ganaremos aquí en las llanuras. Es sencillo, inteligente y evita muertes.

El hombre se giró y, aún con el cañón caliente, vio el mar de aquellos magníficos colosos muertos y cómo con ellos también desaparecían casas, objetos ceremoniales, herramientas y todo un estilo de vida que había mantenido a bisonte e indio en un delicado equilibrio durante siglos.

Aquel hombrecillo podría decir lo que quisiera, pero la verdad es que sentía las muertes fáciles y absurdas y la amarga sensación de que para dominar algo habían terminado por destruirlo.

Por un momento echó de menos los años de las montañas con Alsoomsee, la vida salvaje y honesta donde toda muerte servía para alimentarse. Y empezó a comprender que había llegado su hora y los bisontes empezaban ahora a perseguirlo a él.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up