Ventura

Con un solo gesto de sus ojos invocaba sonrisas, complicidad y destronaba la rabia encumbrada. Solo con eso, se hizo con el saloon y con el pueblo entero. No regalaba, no fiaba y cuando debía plantarse lo hacía, pero tan suave y efectiva como la caricia del viento sobre la hierba de la pradera. Había […]