Jordi contreraS

Evoco contextoS

Ventura

Con un solo gesto de sus ojos invocaba sonrisas, complicidad y destronaba la rabia encumbrada. Solo con eso, se hizo con el saloon y con el pueblo entero. No regalaba, no fiaba y cuando debía plantarse lo hacía, pero tan suave y efectiva como la caricia del viento sobre la hierba de la pradera.

Había algo en su forma de andar, de comunicarse, algo en sus gestos y el timbre de su voz, que convertía al demonio más encendido en viejo amigo.

Decían que tenía sangre india, que era hechicera; pero la verdad es que hay gente que conoce el arte de domar a las personas y otros, como Ventura, que simplemente saben tratarlas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up