Jordi contreraS

Evoco contextoS

Retomando hábitos

A veces dejamos de hacer las cosas por algún cambio: de estilo de vida, de horarios o simplemente porque dejamos de hacerlas durante un tiempo y olvidamos por qué eran importantes, por qué nos gustaban y el bien que nos hacían.

Hace ya algunos años, me convertí en un ser de agenda. Antes hacía listas, que es parecido, pero con la agenda me acostumbré a erigir el día con metal, tinta, café y papel.

No se trata de planificar semanas, meses ni años, al menos más de lo estrictamente necesario; sino de levantarme un poco antes de lo que toca, al margen de incursiones de escritura, plantar el desayuno junto a la hoja de la agenda y la pluma sobre la mesa y dejar que brote el día como le dé la gana.

Es como una taza de café en el porche. En esos minutos, echo el reguero de pólvora y entre tareas, quehaceres y anotaciones, brotan frases, ideas o disparos fugaces en la oscuridad del café.

Me pongo en marcha construyendo un plan que cambia la mayoría de veces y que debo adaptar. Total, lo mejor de los planes es poder echarlos abajo, porque sabiendo qué se esperaba de ellos, se pueden abordar más adelante, mandarlos al infierno o pasarlos a otro día.

A veces con la noche avanzada, justo antes de cerrar mi buró y tocar a retirada, viene bien un segundo duelo donde hacer balance del día y pasar algún cartucho para el siguiente; de forma que lo que queda en papel, lo suelte la mente.

Así pues, llegados a estas horas, que pases una buena noche; yo pongo el último punto, cierro esto y marcho

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up