Jordi contreraS

Evoco contextoS

Restauración

Los primeros rayos de sol desafían el frío de los últimos resquicios de invierno.

Humea la taza de café recién hecho y el vaho, acompasado por el rítmico deslizar de metal sobre madera.

Toda la elegancia del este se va descascarillando hasta mostrar bellas vetas oscuras: curvo movimiento entre un mar claro y calmo.

Desmontado, sin los apliques ni las vistosas molduras que lo adornaban en el pasado, el viejo mueble vuelve al origen. Y su verdadera esencia emana un intenso aroma a madera.

Pasa la cuchilla de nuevo, tensando los brazos hasta extraer la viruta, sin planos ni rectilíneos, dejando que salte por donde quiera; tanto tiempo costreñida, es hora de que la pieza escoja su apariencia. Y así aparecen las formas correctas que otros llaman irregularidades.

Sierra las piezas para el tamaño adecuado y lija hasta que aristas, picos y desniveles toman una apariencia continuada, sinuosa, tosca y orgánica, recuerdo del árbol del que surgió, de tacto suave, firme y sedoso…

Y forma con ello algo que arraigue en su hogar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up