Jordi contreraS

Evoco contextoS

Renuevo

Comienza el otoño.

El agua oscurece la tierra, destaca el marrón rojizo de las acículas recién caídas y trae el olor resinoso del pino y de las plantas salvajes, amargas, leñosas y fuertes.

Apenas han caído un par de lluvias y todo cuanto crece por aquí transforma, tras el agoste del verano, esos pocos sorbos en un torrente de renovado vigor.

La esparraguera de monte, fuerza y sencillez, saca blancos y amarillos, reverdece el tomillo, puntean en rojo los frutos del lentisco y surgen los púrpuras de la saullà o corona de fraile.

Comienza el otoño y, mientras todo se cubre de agua, algunos árboles se secan, preparándose para dormir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up