Jordi contreraS

Evoco contextoS

Por los pelos

Cabalgan como si no hubiera mañana. El viento en la cara, cortado por el ala rigida del sombrero; piernas en tensión, levantando el cuerpo, utilizando los musculos para amortiguar el vaivén equino. Y no osan girarse, ni siquiera cuando las balas susurran al oído el ansia del último aliento.

De momento no hay cansancio, ni siquiera en pensamiento; solo un hambre insaciable de campo abierto, de romperse la espalda durmiendo a la intermperiae, de estar lejos, de libertad…

Mira un segundo a sus compañeros y la cara grita miedo y euforia, arrepentimiento y celebración. Y jura por lo más sagrado que será la última vez. Que si sale de esta, apartará su vida de todo pecado y tentación. Invoca al cielo pidiendo tan solo unos metros más, hasta el desfiladero, donde poder perderse de nuevo.

Y cruzan el peñasco y gritan, y su grito resuena por toda la piedra, chocando con las maldiciones de los perseguidores… Porque nadie en su sano juicio les seguiria a aquella trampa.

Y ríen a pleno pulmón, con el ánimo henchido.

Y ríen más aún llenos de alegría al coger las alforjas y mirar todo el dinero.

Observa, entonces, arriba al cielo y recuerda sus palabras, mas está vivo.

Y un único pensamiento invade su mente, llevándose por delante cualquier otro parecer: “irá mejor la próxima vez… Mucho mejor a la siguiente.”

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up