Jordi contreraS

Evoco contextoS

Phil C. Partisan

Brilla el sol de mediodía sobre cielo claro. La caravana se ha detenido y a la sombra de las goletas de la pradera se encienden los fuegos para preparar algo de comer. Algunos se reunen en busca de compañía, otros van a la suya, pero todos forman comunidad.

Un poco más allá, sobre una loma, están sentados el sombrero desgastado de las praderas y uno de ala rígida y fieltro nuevo.

—Escuché una vez que por aquí hay un tipo de gusano que suelen comer los indios.

—Levanta aquella piedra.

—¡Vaya! ¿En serio se puede comer? ¿A qué sabe?

—Los indios de por aquí sacan comida de cualquier lado. Se puede comer. Alimenta. Pero al sabor hay que acostumbrarse.

—Y ¿cómo sabías que estaba ahí?

—Las horas de sol, el tipo de piedra y ese hierbajo que crece cerca; ese de las hojas grises y arrugadas. Parece que no tiene nada que ver, pero el gusano no se aleja de sus raíces… Con unos pocos de esos, pasas el día sin problemas.

—Increíble.

—¿Sabes? Hay gente en el este que al levantar una piedra de esas, se lleva a los tres: piedra, hierba y gusano y pasa su vida pesándolos, midiendo, analizando y dando charlas y conferencias. Aquí sencillamente sabemos que cada piedra guarda un secreto; así que la levantamos y, si no nos es necesario, la dejamos en su lugar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up