Jordi contreraS

Evoco contextoS

Madera, metal y tinta.

Escribo a mano. Guardo en papel las pepitas de oro que encuentro al leer, garabateo ideas y construyo texto.

Tengo una letra muy personal que el resto del mundo considera mala y dos estilográficas: la primera la llevo en un cuaderno de viaje, es un regalo de mi mujer y escribe hasta debajo del agua. La segunda, la de la imagen de esta entrada, me la regalé hace unos 6 o 7 años, habiendo ahorrado con eternidad y alevosía, con el pacto interno de seguir escribiendo.

Siempre que escribo a mano intento  bajar el ritmo y dar su tiempo a cada palabra de forma que quede inmerso en el proceso. A veces, cuando las prisas aprietan, salen amasijos rayados y patas de araña que me toca descifrar hasta a mí.

Escribo con tinta porque el camino mente-mano es más directo que el de la pantalla. Lo hago porque en papel todo vale, nada se borra (a lo sumo se tacha) y es fácil regresar a cualquier concepto anterior. Pero, sobretodo, lo hago porque me encanta la sensación y me recuerda que aún queda otra forma de plasmar el pensamiento.

Como soporte suelo usar una libreta cuando leo, el cuaderno de viaje y, para las notas, la agenda y cuartillas hechas a partir de papeles usados por una cara.

No se trata de negar la tecnología. Estamos ante una pantalla y gracias a un puñado de teclas nos comunicamos. Pero me gusta tener presente que se trata de herramientas y que, tal y como descubrió cierto Cimmerio, lo verdaderamente importante es la mano que las maneja. Teniendo eso en cuenta, la tinta y el fuego se me antojan similares; si alguna vez has tenido chimenea de leña o has encontrado abrigo en una tras un día de intenso frío, convendrás conmigo que no hay aire acondicionado ni calefacción centralizada que iguale la calidez viva y vibrante de la llama. Con la tinta pasa algo similar: al fijar el pensamiento en papel, en un código solo tuyo y el orden que realmente te dé la gana, no hay procesador mindfullness que lo iguale.

¿Por qué no haces la prueba? Cuando llegue la noche o un poco antes del alba, coge papel y un lápiz, bolígrafo, estilográfica o roller, uno que utilices tú, de esos que no viajan de mano en mano; pon música si quieres, luz suficiente para ver bien, manteniendo el círculo iluminado en ese rincón donde te sientas, y simplemente escribe algo dejando fluir, sin forzar, cuidando los trazos, de forma que te centres en la experiencia sin importar lo que sale; porque aquí no hay botón de publicar, aquí todo lo que pongas estará bien y, lo más importante, por absurdo que haya quedado podrás regresar a ello cuando te des cuenta de que sí valía la pena.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up