Jordi contreraS

Evoco contextoS

Knock knocking

Trabajé con un topógrafo, llevaba sus útiles y cuentas. Nunca me gustaron los números, pero sí los lugares que visitamos.

Recuerdo los amaneceres de sol frío y café humeante; y los finales de jornada, con los últimos rayos de sol sobre la roca rojiza, antes del crepitar del fuego y el descanso tras la velada.

Pasado el tiempo, compré uno de esos sitios ante la desaprovación de conocidos y la sorpresa del oficial del registro. Era un trozo de tierra elevado, en medio de la nada; entre una pared rocosa y un gigantesco acantilado.

Nadie entendió el motivo, porque nadie vió lo que yo. Y es que los días húmedos, cuando la bruma se alza hasta convertirse en nube, enrasa con el suelo y es entonces cuando ese trozo de tierra descansa literalmente en el cielo. 

Ahí situé mi cementerio. Y pedí lo que solo a quienes sobra están dispuestos a pagar. Solo una persona descansa sin haber pagado, alguien que estuvo conmigo cuando nadie lo estaba, alguien que creyó en mí cuando el resto daba la espalda: tu madre. Y ahí, a su lado, está mi sitio.

Ahora vive tú como quieras, y cuando la muerte te agarre por los talones y se lleve tu alma, piensa que, si no tienes a dónde ir, aquí, a nuestro lado, siempre tendrás tu sitio.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up