Jordi contreraS

Evoco contextoS

De visita

Hace poco estuve en un bosque del sur de la Occitania: frondoso, húmedo, con el gris oscuro de las rocas y el verde latiente del musgo vivo.

Cruzaba un río y, tras discurrir entre las piedras, entraba en la montaña cubierta de niebla.

Una vez allí, entre helechos y ortigas, acompañado por el rumor de un riachuelo y el ocasional graznido de los cuervos, desaparecía el cielo y se entretejía un techo exuberante de manzanos, robles y arces, con el repiqueteo de las gotas de agua que de vez en cuando soltaban aquellos gigantes cubiertos de verde.

Y aunque uno echaba de menos el aroma leñoso y silvestre del bosque mediterráneo, me maravillaba ver cómo la vegetación surgía de continuo; sin apenas dejar hueco a la tierra, cubriendo hasta las piedras, conectando todo por arriba, del mismo modo que lo está por debajo.

Solo quedó libre el breve espacio de barro y roca plana por el que discurría el hilo de agua que era a la vez guía y camino.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up