Jordi contreraS

Evoco contextoS

Bram Offermans

—¿Ve estas manos? Son de trabajar y nunca pretendí tal cosa. Fui cazador y jamás vi las montañas, me pasé la vida bajo ellas buscando la presa en sus entrañas. Saqué suficientes pepitas para dejarme la mitad en picos y palas y dediqué el resto a un cambio de objetivo: así que perseguí al dragón durante otra vida entera, hasta que al final pude verlo de frente y me devoró.

¡Maldita sea! Ahora estoy aquí buscando respuestas en esta botella, mientras espero el asunto trivial que se me antoje importante y haga de guía hacia mi nuevo destino.

—Pues mire, caballero, le diré que dentro de 3 horas sale de ahí mismo una diligencia hacia el Yukon, donde puede seguir cargando ese revólver con el que vive. Si en cambio decide seguir por aquella senda: esa que no lleva a ninguna parte, puede que vea las montañas que nunca vio y respire en un mundo que antes le pedía el doble de aliento por un mísero pestañeo.

—Pues, ¿sabe qué?, ¡gracias, amigo!; son los consejos más sensatos que he recibido por aquí… ambos. ¿Puedo invitarle a algo?

—No, no se preocupe, guárdese la botella, los señores de aquella mesa ya me han invitado. Solo una cosa he de pedirle: su nombre, de forma que cuando pasen los años sepa el final de su historia y pueda contarla. Yo estaré por aquí, tarde lo que tarde, porque mi tiempo y mi medio son otros.

Se coloca la chistera, toca el ala en despedida, sonríe y camina hacia la puerta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up