Jordi contreraS

Evoco contextoS

Asphodelus ayardii, gamoncillo, gamonet, herba de Sant Josep

Abiertas en blanco, ralladas en pardo, cubren en primavera tierras que otras no se atreven a hollar: las flores del gamoncillo.

Se trata de una hierba perenne, normalmente bienal, de raíces tuberosas y tallos ramificados.

Hermana pequeña del gamón, crece en prados calizos, entre matorrales y suelos pedregosos, alcanzando de 20 a 60cm de altura.

Sus hojas son semicilíndricas, huecas y aplanadas en la base. Brotan en invierno, dispuestas en roseta, pudiendo llegar a alcanzar los 30cm de longitud.

De marzo a mayo, en inflorescencias arracimadas y abiertas, surgen sus flores con 5 tépalos blancos con nervio medio de color pardo y estigmas que sobrepasan a las anteras, lo que favorece la polinización entre ejemplares sobre la autopolinización.

Su fruto tiene forma de cápsula ovoidea, de 5 a 7mm de diámetro y nervios transversales en las valvas.

El término Asphodelus proviene del griego. En la antigua Grecia relacionaban las flores de los Asphodelus con los muertos y se utilizaban como medio para facilitar el tránsito de estos a la otra vida.

Por otro lado, se asociaba un campo de Asphodelus a un lugar fantasmal en la Tierra: una especie de limbo o tierra de nadie donde descansan los muertos que no se decantaron por el bien o el mal.

La expresión “gamonal” se utiliza en ciertos pueblos para indicar una tierra pobre, debido a que no está cultivada y el ganado rechaza estas plantas.

Actualmente, el uso del gamoncillo es principalmente ornamental, debido a la vistosidad de sus flores y se dice que ahuyenta a los mosquitos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up