Huecos

Cuando el día acaba o antes de que todo comience, cuando todos duermen, es el  momento de rascar metal sobre papel y llenar el espacio de tinta. Es un tramo solitario, paralelo al sueño, donde las ideas brotan fuertes con amargos y reconfortantes sorbos de café.