Redfang

—No se quejen damas y caballeros… esto es de lo mejor que puede darles el terreno seco y polvoriento por el que caminan. Algo de sombra, engrudo comestible y jugo del mismísimo infierno para matar todo lo malo que hayan tragado por el camino. Paró un segundo y tomó un poco de uno de los […]