Jordi contreraS

Evoco contextoS

Pan comido


—¡Solo tenéis que acercaros!

Seca y grave, resonaba el recuerdo de la voz del sheriff en su cabeza.

—¡Está solo y gravemente herido; no le quedan salidas ni fuerzas! ¡Así que solo nos queda darle caza! ¡No tiene escapatoria!

Hablaba de pie en el porche, a voz fuerte y garganta enrojecida.

—¡No quiero riesgos! Disparad primero y después disparad un poco más, hasta que salten las tablas de ese cuchitril y veáis su sangre por el suelo. Si lo hacéis así, no correréis ningún peligro.

Volvían una y otra vez las mismas palabras. Volvía la imagen de los dos primeros que cayeron al dirigirse a la cabaña. E instantes después, la del tercero que recibió un balazo, justo desde el lado opuesto, en la espalda y los otros dos que encontraron la muerte al intentar cambiar de cobertura.

Y rebotaba el eco de los disparos junto al recuerdo de salir corriendo de aquel infierno y meterse en la maldita cabaña en busca de lugar seguro.

“Si lo hacéis así, no correréis ningún peligro.” Repetía él mismo, una y otra vez, mientras vigilaba entre las tablas la figura tambaleante, acercándose con sombrero recto, revólver en mano, y empezaba a amartillar el arma.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up