Jordi contreraS

Evoco contextoS

Marrubium vulgare, marrubio, malrubí, marreu, marrubio blanco

Al alba, con sus coronas blancas, entre hojas escarchadas y gotas de rocío, brota el aroma amargo e intenso del marrubio.

Se trata de una planta herbácea de la familia de las Lamiaceae de base leñosa, olor fuerte y aromático y tallo ramificado, con pilosidad más o menos densa y grisácea.

Crece en márgenes de bancales, en suelos alterados y nitrificados hasta alcanzar los 20-50cm.

Sus hojas son opuestas, pecioladas, anchas y ovadas, de ápice redondeado, peludas, con fuerte rugosidad en el haz, casi parecen agrietadas, y marcados nervios en el envés.

De abril a septiembre surgen sus inflorescencias en verticilos globulares de garganta muy pelosa de entre 6 y 12 dientes ganchudos. Sus flores son blanquecinas o color crema y bilabiadas, el labio superior es bífido y el inferior trilabiado, siendo el central el más largo.

Sus frutos describen una forma ovoide y están punteados en castaño oscuro o negruzco.

El término latino Marrubium proviene a su vez del hebreo mar (amargo) y rob (jugo).

El epíteto vulgare proviene del latín (común).

El sabor amargo característico de la planta le ofrece propiedades aperitivas y digestivas; aunque también presenta cualidades balsámicas, expectorantes, diuréticas, así como para tratar resfriados, gripes y dificultades respiratorias. No obstante, si uso excesivo puede presentar problemas cardíacos, alteración del ciclo menstrual, de igual modo que debería evitarse en caso de gastritis o úlcera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up