Jordi contreraS

Evoco contextoS

Herramientas

Siempre he pensado que el móvil es la navaja suiza del siglo XXI; cabe en nuestro bolsillo y en él tenemos desde una linterna, un identificador de plantas, una cámara o un gps, hasta un lector de ebooks, un procesador de textos, sistema de correo/mensajería, conexión a redes sociales o un videojuego.

Y, como cualquier navaja, depende del uso que resulte de lo más útil o que acabes cortándote; salvo que aquí con el corte no es sangre lo que pierdes, sino tiempo.

Pues bien, suelo redactar a mano. Monto la estructura y cimientos a la vieja usanza: arremangado, a metal sobre papel. Y cuando lo tengo claro, ya acabado del todo o casi, entonces lo paso a pantalla y lo hago a navaja, con el móvil y un teclado inalámbrico plegable que cabe en el bolsillo.

Ese es todo mi equipo; escribo en lo mismo en lo que se suele leer. De móvil a móvil me es fácil hacerme una idea de cómo quedará el texto en el horizonte. Y poco más hace falta. Tengo un portátil: una máquina bien equilibrada para editar ebooks, tocar la web y para otros menesteres que no puedo llevar a cabo con la navaja; aunque debo decir que son pocos, cada vez menos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up