Jordi contreraS

Evoco contextoS

El truco

Juntas las yemas del corazón y el pulgar con fuerza, hasta que la carne enrojezca.

Allí, entre piel y piel, existe un hueco que nunca se extingue por completo; una burbuja de aire que se expande con lo más improbable de tu mente.

Cuando lo tengas, aprietas aun más los dedos; y al invocar lo absurdo, comienzas a comprender caminos no oficiales, de formas libres y otras maravillas, en lo cotidiano.

Y sigues apretando, hasta que la rojez palidece ante lo extraño. Entonces, desplazas los dedos de golpe, de la ilusión al sueño que en el chasquido genera, magnífica, la resonancia de realidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up