Jordi contreraS

Evoco contextoS

Dados

Los dados son vela de velero, locomotora de tren, caballos de carro: pieza clave en esto del rol.

La primera vez que uno se pone cara a cara con un juego completo de dados, parece que algún aficionado a las figuras geométricas se ha puesto a divagar, tal y como hace aquí el que junta estas letras, y resulta que al final acabamos descubriendo todo un mundo más allá del clásico dado de puntitos del parchís.

Y es que, a poco que entras en el mundillo, ves que no solo tienen utilidad sino que además existen diferentes cantidades, diseños y tamaños. Puedes escoger lo que más vaya contigo o hacer acopio por si llega el fin del mundo y cierran todas las tiendas; porque la verdad es que todo rolero se ha dedicado en algún momento a acumular un buen puñado de dados.

Una partida se rige por ciertas normas, el sistema de juego que indica qué es lo que se puede hacer y qué no. El dado pone sobre la mesa esa chispa de azar, nervio y expectación que ofrece el toque extra de interés. Ante esa situación hay quien va a las bravas, tirando sin red, quien hace del mundo un contenedor de recursos con los que aumentar sus posibilidades, quien se acompaña de otros que puedan facilitarle tareas que desconoce y quien espera solo los momentos adecuados para efectuar su apuesta; pero en todos los casos el elemento común es el mismo, esas piezas geométricas culpables de nuestros mayores logros y desgracias.

La importancia del dado es tal que se ha convertido en icono de la actividad. Uno ve 1d100 y piensa en Cthullhu, Aquelarre, Runequest y todos los que llegaron o siguieron al BRP de Chaosium. El d20 es feudo indiscutible del Dungeons & Dragons, pese a que otros sigan la misma ruta. Un enjambre de d10 nos sumerge en un Mundo de Tinieblas. Con unos cuantos d6 con + – y algunas caras en blanco se forjan las palabras FUDGE y FATE. Existen juegos que tocan varios palos, como el Savage Worlds donde las características se miden por tipos de dado que van desde el piramidal d4 hasta el siempre olvidado d12. Y algunos priman la ambientación a cualquier lógica matemática, como el d666 (formado por 3 dados de 6 caras) que nos permite interpretar a un ángel o demonio en el macabro y desternillante In Nomine Satanis.

Hay muchos más modos de utilizar estas herramientas, oficiales y de iniciativa propia, tantos como cabezas pensantes. Y llegamos al punto en que cualquier norma establecida genera sus propias excepciones que, por destacar en contra, acaban formando parte y alimentando a su manera peculiar el todo del que surgieron. Habitan ese espacio sistemas como el del Deadlands que mueve su weird west con dados y cartas de poker; el magnífico Castillo de Falkenstein que destila ambientación por los 4 costados moviendo su maquinaria de vapor únicamente con cartas o el puñado de monedas que conduce de manera extremadamente sencilla a un Príncipe Valiente. Hay, en última instancia, quien decide apartarse por completo y echar los restos sin dados, tirando del género epistolar que rige el mundo de De Profundis.

Y en estas llegamos a lo de siempre: que en la variedad está el secreto, la fuerza y la riqueza. Opciones no han de faltar: formas, texturas, colores, cantidades, enfoques y soportes. Al final de la partida, importa ese instante en que las voces se acallan y los ojos se mantienen expectantes hasta que el azar se posa, surge el resultado y al otro lado de la mesa todo empieza a rodar.

Buenos días os sean dados

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up