Jordi contreraS

Evoco contextoS

Ceratonia siliqua, garrofera, garrofer, algarrobo

Bañado por el sol, rodeado de arbustos, se asienta el semblante extraño, enigmático y grotesco del algarrobo. Extiende solemne sus grandes brazos ofreciendo al paisaje los pequeños racimos florales de tono rojizo y el corvo regalo de sus frutos.

Es un árbol perenne de la familia de las Leguminosae que puede llegar hasta los 15m. Tiene un tronco corto de corteza lisa gris-negruzca con tendencia a ahuecarse con los años. 

Crece en lugares soleados de clima seco y suave, sin importar el tipo de suelo, entre matorrales y arbustos como el lentisco o la coscoja. 

Sus hojas, de entre 10-20cm, son alternas, compuestas por 5 pares de foliolos de color verde oscuro, más claro en el envés, coriáceos, ovalados y de margen entero.

De septiembre a diciembre crecen sus inflorescencias en racimo directamente del tronco o de las ramas. Hay flores masculinas y femeninas, normalmente sobre distintos pies de la planta; son poco vistosas, sin corola, de fuerte olor, coloración de verde a amarilla y finalmente rojiza. Nacen agrupadas con pedicelos rojizos, en una forma que recuerda vagamente a un rodillo.

El fruto, conocido como algarroba, es una legumbre de forma un poco curva, unos 25cm de largo por 2,5cm de ancho, color verde claro en comienzo que se torna castaño oscuro con la vejez. Maduran al año siguiente de la floración y su presencia puede coincidir con las flores del año siguiente. Las semillas, unas 10 por vaina, son pardo-rojizas y están embutidas en una matriz esponjosa. 

El término Ceratonia proviene del griego Keras o Ceras (cuerno).

El epíteto latino siliqua es el término usado para la algarroba y para indicar vaina leguminosa o legumbre en general.

El algarrobo o garrofera se extiende desde su cultivo por los árabes en el s.XII; se desconoce su origen sin saber si son plantas autóctonas o traídas de otros lugares.

Uno de sus usos es ornamental, perfecto para suelos pobres y valorado por su sombra, además de ofrecer alimento y refugio a la fauna y proteger de la erosión a suelos con vegetación de raigambre menos potente.

En España comienza a recuperarse su cultivo después de haber estado en regresión.

Su madera, dura y rojiza,  se utiliza como combustible, así como en carpintería y ebanistería

La algarroba puede comerse directamente como una golosina, dársela al ganado o hacerse un sucedáneo del chocolate llamado carob. Además se extrae la pulpa para la alimentación animal o humana. De la semilla se extrae la goma de garrofín, destinada a la cosmética, alimentación e industria téxtil.

Las semillas recibían el nombre de querat o kirat (quilate) pues una vez torrefactadas su peso (200mg) era muy similar a la conocida unidad de peso utilizada para pesar metales preciosos.

Las algarrobas frescas sirven como laxante; cuando están verdes son antifúngicas; y las vainas parecen tener propiedades antidepresivas, ansiolíticas y sedantes. Su corteza es astringente.

Las hojas se pueden utilizar como alimento para animales y para la base y superficie de los recipientes a la hora de hacer olivas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up