Jordi contreraS

Evoco contextoS

Bituminaria bituminosa, hierba cabrera, herba cabruna, trébol hediondo, trèvol pudent.

Paseando por los caminos, a uno y otro lado, puedes encontrarte con las hojas verde intenso de olor penetrante y los pompones violáceos alzados sobre tallos altos de la herba cabruna.

Esta planta vivaz de la familia de las Leguminosae tiene tallos erectos, estriados y poco ramificados que oscilan entre 30 y 100cm de altura.

Sus hojas son imparapinnadas (compuestas por foliolos impares que crecen de forma opuesta) con 3 foliolos de nervios marcados, peciolados y provistos de pelos y glándulas que son las causantes del penetrante olor a betún que le otorga los nombres vernáculos de trébol hediondo o trèvol pudent. Los foliolos basales son ovados, subglabros y más pequeños que los del tallo o caulinares; estos últimos son linear lanceolados y ligeramente pubescentes. 

Las inflorescencias son pedunculadas con cabeza densa, mucho más largas que las hojas axilantes y agrupan de entre 15 y 25 flores hermafroditas, azul-vióleta, con cálices de unos 14mm en 5 dientes más largos que el tubo, con numerosos pelos setáceos (estrechos y alargados como hilos de seda) concentrados en los nervios.

El fruto es una legumbre monosperma (con un solo óvulo o semilla), ovoide, de medio centímetro de tamaño, muy espinosa y velluda, provista de un pico arqueado, ancho y aplanado de unas dos veces mayor que el cuerpo del fruto.

El término Bituminaria proviene del latín bitumen (betún) y el sufijo -aria (posesión de), en relación al fuerte olor a betún que genera la planta.

El epíteto bituminosa proviene del latín bituminosus, -a, -um (bituminoso).

Entre sus usos está el cultivo forrajero, tradicionalmente se utilizaba como pasto para las cabras, de ahí el sobrenombre de herba cabruna o hierba cabrera. Además presenta cualidades interesantes para la farmacología debido a sus componentes y principios activos. 

En cuanto a su entorno, la hierba cabrera es una aliada, como tantas otras plantas del bosque mediterráneo, del suelo en el que arraiga, preservando el equilibrio que lo mantiene a salvo de la erosión y restaurándolo al tener la capacidad fitoestabilizadora de absorber mediante sus raíces materiales nocivos como los metales pesados y transformarlos en compuestos inocuos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up