Jordi contreraS

Evoco contextoS

Avituallamiento

Balancea una y otra vez el metal y en su caída parte la madera por la mitad, suspendiendo el aroma a albura desnuda y resina en el aire.

Deja a un lado el hacha y alza los brazos por encima de la cabeza. Se estira y respira hondo hasta que el aire entra fresco y despierta los pulmones.

El sol se filtra entre los arboles iluminando la cabaña mientras, un poco más allá, un arroyo rumorea en fresco discurrir de piedras.

Se seca el sudor y da el último tiento a la taza de café: frío y amargo, rebelde en el paladar; hasta que el fondo se posa calmo y echa los posos a la tierra: seca, silvestre y arcillosa. Se da media vuelta y se dispone a continuar.

Colocó los últimos troncos y al observar la leña apilada sintió el calor en los meses fríos, la charla al abrigo del fuego, el olor a comida y la certeza de que en realidad es lo sencillo, lo necesario, la tarea completada por y para uno mismo, lo que te mantiene vivo, trae paz y vigor, y da sentido a la vida..

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll Up