En clave de verde


Conocer algo supone cederle tu tiempo e interés, implicarse, apreciarlo y, de alguna manera, acabar descubriendo con el tiempo que formas parte de ello.